xglblog - El ciclismo de Xavier G. Luque

viernes, diciembre 16

¿Todos son iguales ante el dopaje?

L'Équipe, en su comentario editorial de hoy, se echa las manos a la cabeza ante la decisión de la justicia italiana de cerrar sin castigos la investigación por presunto dopaje en el Juventus. L'Équipe no entiende que si se puede castigar con contundencia a un atleta, Tim Montgomery (dos años y pérdida de su récord de 100 m.), en base a una declaración, no se pueda castigar al Juventus.
L'Équipe explica que los magistrados del Piamonte han juzgado que la ley del 14 de diciembre del 2000 no se debe aplicar a hechos demostrados que sucedieron entre 1994 y 1998 y que la ley anterior (de 1989) sobre fraude deportivo "no entra en casos de dopaje".
La investigación demostró que:
-la policía halló 281 medicamentos en los locales del centro de entrenamiento de la Juve.
-los jugadores eran medicados de forma exagerada.
-la utlización de los productos médicos se desviaba de su cometido teórico.
-los parámetros sanguíneos de al menos dos futbolistas (Conte y Tacchinardi) experimentaron variaciones inexplicadas...
Pero el caso se cierra sin sanciones.
Es interesante comprobar que al Juventus no se le puede aplicar una ley promulgada con posterioridad a los hechos (algo con lo que en principio estoy de acuerdo, evidentemente) pero sí se puede juzgar y condenar públicamente a Lance Armstrong reanalizando sus muestras de orina de 1999 con los métodos descubiertos en el 2005. (Muestras para las que el campeón estadounidense dio el consentimiento de que se conservaran, en lugar de destruirlas como mandan los reglamentos, sólo con fines médicos y en absoluta confidencialidad, por cierto)

Y un apunte final: ¿dónde estaba Ronaldinho ayer cuando aparecieron "por sorpresa" los analistas de la Federación Española? ¿Por qué se habla de "vampiros" en el Camp Nou cuando se trató simplemente de análisis de orina? Si analizaron a diez jugadores del Barça y "puede ser que aparezcan otra vez" en lo que queda de temporada, ¿cuántos análisis "por sorpresa" pasa cada jugador en un año de competición?
(Sé que Ronaldinho estaba oficialmente enfermo. Por eso no va a Cádiz. Si es así, supongo que no irá tampoco el lunes a recoger el Fifa World Player, teniendo como tiene otro partido de Liga el martes...)

miércoles, diciembre 14

La ¿nueva? Vuelta

El trazado de la Vuelta 2006 reduce sensiblemente los kilómetros contrarreloj y a priori desequilibra la balanza a favor de los escaladores, aunque eso, como siempre, lo decidirán los ciclistas en la carretera. Me gusta el escalonado de dificultades, en lugar de la la concentración de otros años en la última semana.
No creo en esa filosofía que nos quieren vender de "etapas más cortas para luchar contra el dopaje". Es una falacia. El dopaje no depende directamente de la dificultad. Se pueden subir todos los Tourmalets del mundo y proponer una Quebrantahuesos cada semana: el dopaje sólo sirve para hacerlo todo a mayor velocidad. Si la clave estuviera en suavizar los recorridos, no habría dopaje en las pruebas atléticas de velocidad o en las pruebas cortas de ciclismo en pista. Total, para un esfuerzo de pocos segundos...
Tampoco me ha gustado el ninguneo a Heras en la presentación. No he asistido en persona, pero referencias directas muy fiables me explican que han pasado de puntillas sobre el salmantino, con detalles de auténtico mal gusto como hablar del final de etapa en La Covatilla y explicar que Béjar "es tierra de grandes ciclistas, como Lale Cubino o Santi Blanco". Ya tendría gracia que Heras saliera airoso en la justicia ordinaria y estuviera en la línea de salida de una Vuelta que le va como anillo al dedo...

¿Tolerancia cero?

Jaime Lissavetzky se pasó por la presentación de la Vuelta para hablar de “tolerancia cero y trabajo compartido contra el dopaje”. Como era de prever, a los ciclistas más lenguaraces les faltó tiempo para replicar al secretario de Estado para el Deporte. Paco Mancebo se preguntó con ironía si hasta ahora no había tolerancia cero y Carlos Sastre expresó el cansancio de los ciclistas ante tanta acusación. Lissavetzky se ha propuesto atacar de raíz el dopaje en el deporte español pero algunas de las propuestas que ha lanzado recientemente no tienen ni pies ni cabeza. Proponer reducción de castigo a los deportistas que denuncien a quienes les inducen al dopaje es ilusorio además de irrealizable, porque las sanciones las imponen federaciones internacionales que no están bajo el control del CSD.

martes, diciembre 13

Pro Tour: ante un 2006 de negociaciones

La declaración de guerra de las tres grandes contra el Pro Tour ha agitado un poco más las ya revueltas aguas del ciclismo profesional. La oposición de Tour, Giro y Vuelta al último invento de la UCI para racionalizar las competiciones ciclistas de máximo nivel deja desprovisto de sentido el Pro Tour, que pierde así casi la mitad (11) de las 26 pruebas que lo componen. ¿Y ahora qué?

Creo que para empezar ahora hay que ser cautos. Wait and see. En el fondo, se abre un largo año de negociaciones en el que las tres grandes han recuperado terreno y parece que controlan la situación. Pero en el 2006, a menos que se produzcan otras novedades, casi nada cambiará. El año próximo los 20 equipos del Pro Tour seguirán participando de forma obligatoria en las carreras que no se han salido del sistema (País Vasco, Clásica San Sebastián, Volta a Catalunya...) pero sí podrán, si les conviene, desmarcarse de las grandes y sus clásicas. Donde, en cualquier caso, tienen garantizada la plaza. Pocas diferencias en suma. Y todo el 2006 para llegar, por fin, a un acuerdo.
Las tres grandes insisten en que defienden el bien general, que no se puede separar la élite de la base, que no hay que cortar la comunicación entre los de arriba y los de abajo... pero en el fondo su negativa a caer en las redes del Pro Tour, el punto ante el que realmente no transigen, es el de los derechos de imagen. Ni en broma piensan ceder una parte de sus derechos de televisión en beneficio de los equipos.

martes, diciembre 6

Charly Gaul, uno de los grandes

Charly Gaul, ganador del Tour en 1958 y del Giro en 1956 y 1959, es uno de aquellos nombres míticos del ciclismo de todos los tiempos, para algunos el mejor escalador que ha existido. "El ángel que amaba la lluvia" ha muerto dos días antes de cumplir los 73 años. Sus dos mayores gestas, en el Monte Bondone (Giro 1956) y en los cols de la Chartreuse (Tour 1958) las firmó en unas condiciones climáticas extremas que lo conviertieron en un corredor mítico. Fue, en su momento, el gran rival de Bahamontes y por este motivo lo recuerdan con especial cariño los aficionados veteranos, aquellos que jugaban con las chapas de ciclistas y disfrutaban enfrentando a estos escaladores inolvidables.
En la etapa del Bondone, Gaul tomó la salida alejado del liderato pero en la meta, bajo una tormenta de nieve apocalíptica, ya era el virtual ganador del Giro. Muerto de frío, con pies y manos amoratados, la mirada perdida y el rostro envejecido por el sufrimiento, firmó ese día una página histórica del ciclismo.En la jornada alpina de la Chartreuse, de Briançon a Aix-les-Bains, ofreció otro recital memorable, esta vez bajo una lluvia incesante, y consiguió que el Tour saltara por los aires en su beneficio. La víspera, de Carpentras a Gap, cayó en las redes del equipo francés y se vio relegado a 15'12" en la general. Pero se tomó la revancha volando bajo la lluvia, en una de las etapas más descontroladas que el Tour recuerda. Atacó en el primer puerto y se fue solo, contra todos los elementos. Recuperó más de 12 minutos a Geminiani, su rival directo. Anquetil acabó roto, en el desfallecimiento más espectacular de su carrera, y abandonó dos días después. Gaul tenía el Tour a su alcance, como confirmó en la contrarreloj de Dijon. Fue, en 1958, el primer escalador puro que inscribía su nombre en el historial de la Grande Boucle. ¡Adiós a uno de los grandes!