xglblog - El ciclismo de Xavier G. Luque

lunes, octubre 24

A Frigo le caen seis meses. De cárcel

El "blitz" de San Remo, durante el Giro 2001, fue una de las operaciones policiales más aparatosas en torno al ciclismo. Sin embargo, al no producirse en la prueba reina, tuvo menor repercusión mediática que el escándalo del Tour de 1998. Han pasado más de cuatro años y ayer, por fin, un tribunal italiano dictaba sentencia. Le han caído seis meses (pena que no se cumple) a Dario Frigo, Giuseppe di Grande y Alberto Elli.
Frigo es uno de los ejemplos más claros de la lacra del dopaje en este deporte. Sin extenderme más, basta recordar que "la última" le ocurrió durante el pasado Tour, en Courchevel, cuando lo detuvieron junto a su esposa, acusados de posesión de EPO.
Elli tiene otro buen historial a sus espaldas, con casos de utilización de insulina y de hormona del crecimiento. Y Di Grande... otro que tal. Éste fue el que se lanzó por la ventana (era un piso bajo, claro) cuando se enteró de que la policía estaba entrando a saco en las habitaciones de aquel hotel de San Remo.
Aunque parezca muy duro, es preciso recordar en este momento que la lista de corredores que elaboró la policía en San Remo era mucho más extensa y que en la misma había varios ciclistas, directores y médicos españoles. Eso sí, en general pillados sólo con cafeína.
Esta sentencia aparece en el mismo instante en que Italia sigue con gran polémica la propuesta del comité organizador de los JJ.OO. de invierno de Turín 2006. Quieren dejar en suspenso la ley italiana que permite la persecución policial de los deportistas tramposos. Ayer mismo, el ministro de Sanidad, Francesco Storace, aseguraba: "Mientras yo sea ministro, la ley antidopaje no se toca". Pero los organizadores turineses lo tienen claro: "Con esta ley, los mejores profesionales del hockey sobre hielo, por citar un ejemplo, no pisarán Italia". ¿Por qué será?

martes, octubre 18

La crisis de la Vuelta

La audiencia televisiva de la Vuelta a España registró las cifras más bajas de los últimos años, según un detallado estudio de la empresa Carat basado en datos oficiales de Sofres. Globalmente, la Vuelta 2005 atrajo a una media diaria de 1.298.879 espectadores, claramente por debajo de las cifras del 2004 (1.516.000), 2003 (1.425.000), 2002 (1.542.000), 2001 (1.444.000) y 2000 (1.664.000). Las cifras se refieren a TVE en sus dos cadenas.
La etapa más seguida fue la que finalizó en La Bien Aparecida (2.438.000), pero el estudio ofrece otros datos para meditar. Por ejemplo, que el 59,1% de los espectadores son hombres (40,9 mujeres). O que la franja de edades más interesada por seguir la Vuelta se sitúa entre los mayores de 65 años. De hecho, se demuestra que la Vuelta 2005 interesó muy poco a los menores de 35 años. Las cifras también nos explican que el sector que más siguió la Vuelta es de clase media o media-baja y que la carrera interesó especialmente en las poblaciones de entre 50.000 y 500.000 habitantes. Por comunidades, la Vuelta se siguió con mayor interés en Madrid, Andalucía y Catalunya. Un último dato: el 35% de la población española siguió al menos 15 minutos de alguna etapa de la Vuelta. Vaya que sabían que existía tal cosa.

sábado, octubre 15

Engaño inconcebible a Ferretti

La estafa sufrida por Giancarlo Ferretti pone de manifiesto otra de las graves carencias del ciclismo profesional, la endeblez de sus estructuras. Si a un viejo zorro como el director italiano le pueden colar un engaño de este calibre, qué no sucederá a niveles más bajos, más cutres si se quiere. La base de este deporte, incluso en el nivel Pro Tour, está en la maleta de un manager, de un Echavarri, un Saiz, un Stanga, un Ferretti. El ciclismo son ellos, su empresa personal, con toda la dignidad del mundo (no siempre), pero también con todas las limitaciones. No hay nada detrás. Esto no es el fútbol ni el baloncesto, ni el balonmano, ni... No hay un club detrás, una sede, unos socios, unas asambleas, unas cuentas públicas. Nada. Sólo imagen, quizás humo. Y a veces, tras el humo, hay fuego.
*******
La desaparición del presunto Sony Ericsson abre la puerta de la vigésima plaza del Pro Tour 2006. Sólo hay dos opciones: o se la lleva el Ag2R de Mancebo o queda libre. El Comunitat Valenciana ha renunciado y prefiere seguir un año más como continental profesional. Para los que criticamos la ligereza con que se llevaban los asuntos económicos en el antiguo Kelme, una apuesta por la seriedad ("no tenemos el segundo patrocinador asegurado, no nos arriesgamos") sólo merece un aplauso.