xglblog - El ciclismo de Xavier G. Luque

jueves, julio 28

Hasta siempre, campeón

El dominio de Lance Armstrong en el Tour ya es historia. Desde 1999 el Tour no ha conocido otro señor y creo que ha llegado el momento de abrir la ventana y de que entre un poco de aire fresco. Mantengo que Lance debería seguir, de la misma forma que pienso que no es justo, para los amantes de este deporte, que su carrera se haya concentrado de forma tan obsesiva en una sola competición. Pero él es libre de hacer lo que le plazca y nadie podrá decir que no ha dado suficientes oportunidades a sus adversarios. Los nombres de los que fueron sus primeros rivales hace ya siete Tours ahora mismo suenan prehistóricos. Ha cubierto una época y lo ha hecho con una superioridad que se antoja irrepetible. ¿Quién es capaz de ganar siete Tours seguidos? Sólo un super atleta, evidentemente. Dicho esto y aceptado que Lance ya no estará entre nosotros el año próximo, la pregunta es inevitable y ya corre por todos los foros ciclistas: ¿quién ganará en el 2006? Basso y Ullrich son los nombres que más suenan. Personalmente, ahora mismo, a un año vista, apostaré por un Discovery. Sea Popovych, Savoldelli o el que Bruyneel y Armstrong designen.
PS.- Este blog permanecerá inerte durante unas semanas. Cuando empiece la Vuelta a España, volveré por aquí... a menos que antes suceda algo excepcional, claro.

lunes, julio 18

¡Lance, sigue un año más!

Lo reconozco, este Tour me está costando de digerir. Y no porque lo gane Armstrong, nunca podría criticar que lo gane el mejor. Pero me duele que lo conquiste alguien que no desea participar en la edición siguiente. Soy un buen amante de las tradiciones y la de que todo campeón ciclista debe ser derrotado algún día me gusta. Debe pasar el testigo con las botas puestas. Y creo que un Armstrong que se retira imbatido no será positivo para el Tour. Es más, opino que debería rectificar y anunciar que sigue, que regresará en el 2006. Lo siento por los que ya hacen cábalas sobre el nombre del próximo ganador del Tour. No hace falta que Armstrong lo anuncie en París, si quiere que se reserve para una conferencia de prensa de esas que pillan a Europa yéndose a la cama, da igual. Pero no debe abandonar este circo sin darle la mano a su sucesor desde la bicicleta. Supongo que para un estadounidense no es fácil entender este razonamiento y que debe parecerle infinitamente más bello decir adiós sin hincar nunca la rodilla. Si le gusta otro estilo, que adopte el de Hinault, que diga que volverá para hacer campeón a un coequipier suyo. Pero que no se largue imbatido. El Tour no merece este desplante.

sábado, julio 9

¿Ha sido un bluff?

El primer puerto mínimamente serio del Tour nos ha devuelto el espectáculo. Sin menospreciar la plasticidad de la crono por equipos ni los sprints de Boonen y McEwen, el paso por el impronunciable Schlucht ha abierto la caja de las incertidumbres, ha traído un poco de emoción a un Tour que muchos daban por más que sentenciado. ¿Ha sido un bluff, uno más, de Armstrong? ¿O realmente ha pasado algo? No es normal que un puerto de segunda le deje sin equipo, que ni Beltrán, ni Azevedo, por ejemplo, desaparezcan y no estén al lado del Boss. Pero también es cierto que Lance se la ha jugado ya varias veces a sus adversarios y no es descartable que lo de hoy haya sido otra jugarreta de las suyas. Aún así, parece claro que el equipo no estaba bien porque nadie se arriesgaría a afrontar un incidente mecánico, un pinchazo por ejemplo, sin un colaborador al lado. Y todo por el simple hecho de querer engañar a sus rivales. Tampoco parece lógico que deje escapar a Klöden, que al fin y al cabo fue el segundo del pasado Tour. Aunque bien mirado... ¿le convenía a Armstrong que Klöden se recuperara un poco? ¿Le interesa un T-Mobile con sólo dos líderes y Klöden de ayudante o le va mejor que el equipo alemán vuelva a tener tres cartas en la manga? ¿Quién trabajará para quien? Demasiadas incógnitas porque aún queda demasiado Tour.
Un dato para finalizar. A pesar de que no ha sido un buen día para él ("he sufrido", reconoció), Armstrong aceptó una larga entrevista en directo para la TV francesa en la que analizó y comentó al detalle toda la etapa. ¿Raro, no?

martes, julio 5

Ante la segunda gran cita

Tres etapas disputadas -siento no poder actualizar cada día mi blog, pero esto es la locura- y ya estamos ante la segunda cita decisiva. Armstrong ganó la primera (sobre todo psicológicamente) y se dispone a atemorizar de nuevo a sus rivales en la contrarreloj por equipos. Con el US Postal ganó las dos últimas (2003 y 2004) por lo que no debería extrañar que se imponga también este año. Sin embargo, las diferencias reales que pueda conseguir se "retocan" de cara a la clasificación individual, en una decisión del Tour cuando menos discutible. Por no decir claramente injusta. Si no crees en la cr por equipos, no la pongas. Si la pones, no le quites valor. Yo lo veo así, aunque es un tema complejo que admite muchos puntos de vista. Si el Discovery no gana hoy se abrirán nuevas expectativas. Y el Tour las necesita porque en estos momentos cunde el desánimo en todos los equipos. Llevan un año preparando esta cita y no acabo de entender que algunos ya se dieran por vencidos en Noirmoutier. Para eso, que se vayan al Giro y que se olviden del Tour, ¿no?

viernes, julio 1

Armstrong bate a Ullrich

La jornada del jueves estuvo monopolizada por las conferencias de prensa de Lance Armstrong y Jan Ullrich. Cada uno por su lado, evidentemente. A pesar de que la televisión alemana es una de las que cuenta con más medios en el Tour -en cualquier parte improvisa un estudio y realiza sus conexiones en directo- lo cierto que es que Lance es mucho Lance y su encuentro con los periodistas fue el más espectacular. Los periodistas venidos de EE.UU. son legión en el Tour, pero desde el primer día han dado la misma impresión: están de paso y se irán casi todos cuando no tengan un ganador como Armstrong. Es cierto que han aprendido el oficio (de escribir de ciclismo, supongo que el de periodista ya lo dominaban) y ya no preguntan a Lance, día sí día también "por qué no has ganado la etapa". Pero en su gran mayoría sólo están interesados en el periplo vital de LA, sólo les preocupa lo que hace y dice el texano y "pasan" de la carrera. No todos, afortunadamente. En su primer "cara a cara" del Tour 2005 Armstrong venció por goleada. Estuvo atento y demostró toda su profesionalidad en el trato con la prensa. Ullrich, como suele ser habitual, daba la impresión de tener ganas de huir al primer descuido.