xglblog - El ciclismo de Xavier G. Luque

jueves, abril 14

"Me atreveria a decir que Boonen sólo me supera en velocidad"

Entrevista a Juan Antonio Flecha
–¿Qué significa la París-Roubaix para ti?
–Es la reina de las clásicas. En cuanto la corrí por primera vez no diré que la viera asequible, pero sí que algún día podía terminar por delante. Me gusta muchísimo porque no todo depende del rendimiento sino de otros factores, incluida la suerte. Es básica la tranquilidad. En una carrera de casi siete horas no puedes gastar energías con los nervios.
–¿Influye la la táctica?
–Por supuesto, es una prueba tácticamente muy compleja. Hay que medir mucho las decisiones porque cualquier esfuerzo extra lo pagas al final. Y la carrera te va exigiendo constantemente esfuerzos extras.
–Cuando se formó la escapada buena no estabas allí...
–Entrar entre los primeros en cada tramo de pavés no es fácil y en ése, aunque iba delante, se cortó y me quedé. Hay que tener en cuenta que en la Roubaix no es fácil pasar a un ciclista que se corta, es como estar subiendo un puerto muy duro. Tuve que hacer un esfuerzo muy prolongado para entrar en el grupo de Boonen, Backstedt, Hincapie... Todo el mundo vio que se había formado el corte bueno, pero sólo Cancellara y yo, con Van Bon luego, los alcanzamos.
–Entonces colaboraron durante muchos kilómetros...
–En estos casos se crea un clima especial. Todos trabajan. Somos rivales, pero surge un sentimiento de grupo. Sabes que en cualquier instante uno puede atacar y dejarte, sabes que si alguien pincha no habrá piedad... pero sabes también que la Roubaix es tan dura que dependes de la fuerza de ellos para ganarla.
–Un segundo punto clave fue el ataque en el Carrefour de l'Arbre...
-Sobre todo porque decidí pasarlo delante. Tenía órdenes de vigilar especialmente a Backstedt, pero pensé que era mejor marcar mi ritmo. Es el último tramo duro hasta la meta, y me dije: nada de riesgos.
–Finalmente, en el velódromo, apareces en cabeza, el peor lugar...
–Entré el último, pero en el primer peralte me resbaló la rueda...
–Y con calambres.
–Sí, pero eso no lo dije para que sonara a excusa. Los tres íbamos igual de muertos. Tanto Hincapie como Boonen me comentaron que iban pensando “si ataca Flecha, me quedo”. Y yo me decía lo mismo. Estábamos destrozados.
–¿Cómo analizas ahora tus dos primeras París-Roubaix?
–La primera fue la de la inexperiencia absoluta. Me faltaba madurez, sobre todo física. Me gustaba la Roubaix y basta. En la segunda ya estuve delante, pero cometí un error de inexperto y me moví demasiado pronto. Íbamos tres y nos pillaron antes del Carrefour. Entonces atacó Museeuw y adiós. Pero aprendí cómo se corre el tramo final de esta carrera.
–¿Algún error grave en la París-Roubaix de este año?
–No, creo que hice lo que debía en todo momento. Puedo encontrar fallos, pero pequeños. Parte de mi tercer puesto proviene de los dos años anteriores. Creo que el único que hizo podio en su primer año fue Boonen y la había corrido en juveniles. O Hinault, que sólo la disputó una vez, ganó y dijo que nunca más.
–¿Has visto el vídeo de la carrera?
–Aún no. Pero me gustará analizarlo con todo detalle.
–¿En qué eres inferior a Boonen?
–Me atrevería a decir que me supera sólo en velocidad. Es de los más cercanos a Petacchi.
–¿Ganarás la París-Roubaix?
–Eso no puedo ni quiero asegurarlo. He estado delante y sé que puedo volver a hacerlo. Volveré a prepararme al máximo. Pero ganar... Hincapie lleva años cerca y no lo consigue. Y el tren se le está escapando.
–En L'Équipe te dedicaron una página con un título significativo: Flecha, l'héritier. (el heredero)
–Eso es muy grande. En la prensa extranjera es muy difícil que tengan en cuenta a un español para una carrera como ésta. Cosas así me dan mayor confianza...
–Todo ello después de perder la Gante-Wevelgem por una irregularidad. ¿Crees que aún podrían darte la victoria?
–No y no la quiero. Pasó lo que pasó y sólo deseo que sirva de ejemplo. Que no se repita nunca más.
–¿Te sentiste estafado?
-Sí. Fue un sentimiento... bueno no, desde luego. Incluso los jueces reconocieron que el corredor (Mattan) se aprovechó de una irregularidad. ¡Cómo puede suceder algo así en una carrera de tanto prestigio! En fin, no puedo hacer más que aceptarlo así.
–Ahora tienes descanso...
–Sí, volveré a correr el 1 de mayo, en el GP de Frankfurt, y luego, en la Volta, empezaré a preparar el Tour de Francia.