xglblog - El ciclismo de Xavier G. Luque

miércoles, abril 27

Genio y figura

Otro grande que se va. Mario Cipollini, 38 años, (¡189 victorias en 17 temporadas!) ha decidido dejarlo. A su estilo, con sorpresa, después de comprometerse con el Liquigas para el 2005, a muy pocos días de la salida del Giro. Apenas conocida la noticia ya he leído que se trata "del mejor sprinter del siglo XX", en otro ejemplo más de esa exageración fácil a la que somos tan dados los periodistas. Es, sin duda, el más grande de la década de los noventa. Lo demostró en las clásicas que se resuelven al sprint, en el Mundial y en las etapas de las grandes vueltas. (42 del Giro, batiendo el récord histórico de Binda; 12 en el Tour, entre éstas cuatro consecutivas en 1999, algo que nadie lograba desde 1930).

Pero Cipollini es también el ciclista que acumulaba multas por sus extravagancias y uno de los pocos que he conocido capaz de propinar un puñetazo a sangre fría a otro corredor. A lo largo de su extraordinaria carrera ha protagonizado una larga serie de numeritos que sólo a un campeonísimo como él se le podían permitir.
Por encima de todo ello, ha marcado una época, incluso para los que toman su relevo. Me ha parecido muy bella la reacción de Alessandro Petacchi al conocer la noticia: "A fin de cuentas me hice famoso gracias a él. Mis victorias eran importantes porque el batido era él. Recuerdo aquella etapa del Giro de hace dos años, cuando él llevaba el maillot arco iris. La atención del público y de los medios se alzaba porque lo vencía a él. Cipollini ha sido el vehículo mediático que me ha dado reconocimiento".