xglblog - El ciclismo de Xavier G. Luque

domingo, febrero 27

UCI Pro Tour: la revolución de los poderosos

El próximo domingo empieza el nuevo UCI Pro Tour: los 20 mejores equipos compiten todo el año en las mejores pruebas
 

Convertir el ciclismo en un deporte aún más atractivo para el público, estimular el interés de los patrocinadores y contribuir al desarrollo de este deporte en otros continentes además de Europa son los tres ejes básicos de la reforma que la Unión Ciclista Internacional ha diseñado. Renovarse o morir, opinan los gestores de este deporte y han creado el UCI Pro Tour, una división un tanto elitista del ciclismo que está a punto de dar sus primeros pasos, no sin detractores. El domingo próximo, con el banderazo de salida de la París-Niza, se abre un nuevo horizonte ciclista.

"Es una ocasión dorada para dar al ciclismo la máxima dimensión posible en los aspectos deportivos, financieros, éticos y comerciales. De ahora en adelante vamos a competir al más alto nivel", proclama Hein Verbruggen, uno de los grandes impulsores del proyecto desde su cargo de presidente de la UCI.

En síntesis, el UCI Pro Tour equivale a la Liga de Campeones de este deporte. Los 20 mejores equipos del mundo (seleccionados por una comisión independiente a partir de criterios deportivos, jurídicos, éticos y financieros) se enfrentarán a lo largo de la temporada, en un calendario cerrado al que todos tienen acceso y en el que todos están obligados a competir. Empieza con la París-Niza y se cierra el 15 de octubre con el Giro de Lombardía. Las pruebas otorgan unos puntos, y se establece una clasificación, por lo que habrá en todo momento un líder único del UCI Pro Tour, que se distinguirá por el maillot blanco con el logotipo de la nueva competición.

Entre las pruebas elegidas para este calendario de primera división figuran cuatro que se disputan en España: Vuelta al País Vasco, Volta a Catalunya (se avanza al mes de mayo),Clásica de San Sebastián y Vuelta a España (se adelanta una semana, por lo que empezará en agosto).

Entre las voces más críticas con el UCI Pro Tour figuran las de los equipos que no han sido incluidos en esta élite. "Es una reforma de ricos para ricos", argumentan. El problema para ellos es que de ahora en adelante tendrán muchas dificultades para competir en las mejores carreras, como el Tour de Francia. El reglamento del UCI Pro Tour no permite pelotones de más de 200 ciclistas, por lo que, en el caso de las tres grandes, sólo quedan dos plazas libres. El Tour se inclinará por invitar a los mejores equipos franceses de segundo nivel, y la Vuelta hará lo mismo con los españoles. Pero en esta segunda división ciclista se han inscrito tres equipos españoles (Comunidad Valenciana, Relax y el recién creado Kaiku), y uno quedará fuera de la Vuelta, el máximo objetivo publicitario de la temporada.

También se quejan los organizadores que han quedado fuera del calendario Pro Tour -como la Setmana Catalana-, ya que tienen que negociar individualmente con los mejores equipos y dependen de factores aleatorios para completar una participación de alto nivel.

Otro punto que ha levantado grandes discusiones es el concepto de liga cerrada por el que ha apostado la UCI. No hay ascensos ni descensos en el UCI Pro Tour. Un patrocinador nuevo que desee llegar al Tour deberá comprar la licencia a alguno de los 20 equipos existentes y esperar que la comisión independiente acepte la transacción.

El último gran caballo de batalla lo están dando los tres organizadores más potentes, los de Tour, Giro y Vuelta (que controlan además otras carreras de prestigio, como Milán-San Remo, París-Niza o París-Roubaix). Se han adherido a la nueva competición a regañadientes, pero no aceptan bajo ningún concepto ceder sus derechos históricos al UCI Pro Tour. Si lo hicieran, cualquier día podría reformarse el calendario y arrebatarle el mes de julio al Tour de Francia. Y eso ya sería una revolución con guillotina incluida.